¿Qué nos espera en la segunda temporada de "El Embarcadero"?

home


Es fácil que el espectador sienta curiosidad por saber cuándo va a estallar Alejandra, o cómo es en realidad la luminosa y apacible Verónica. Otros simplemente se verán empujados por los motivos de Óscar para convertir, a la vista de los demás, la mitad de su matrimonio en un simple engaño. A pesar de ser una trama casi secundaria, no resulta menos importante descubrir si el personaje masculino de este triángulo amoroso acabó con su vida voluntariamente.

Tras el potente "cliffhanger" del final de la primera temporada y con la segunda tanda de ocho episodios ya filmados, hemos preguntado a los protagonistas de la serie, así como a sus creadores y productores, por lo que nos espera en la próxima entrega. Una temporada sin fecha de emisión, que tratará de resolver los misterios descubiertos con los ocho primeros episodios.

Verónica Sánchez, que interpreta a Alejandra en "El Embarcadero", califica de "muy potente" el cierre de la primera entrega y cree que es una buena pista para saber ¿qué podemos esperar en la segunda temporada?. Los nuevos episodios se centrarán, según la actriz, en "ciertas decisiones que toman los personajes" en la primera entrega. "Cuando creas que ya has conocido a los personajes, vas a descubrir que falta mucho por saberse de ellos" explica González. "Nadie es como la primera lectura que hacemos en los ocho primeros capítulos", añade.

Según la intérprete sevillana, en la segunda entrega de "El Embarcadero" "encontraremos las razones que impulsan el pasado de los personajes, por qué son así en este momento, y romperán con cosas que se esperan de ellos. Y por supuesto, seguimos con un misterio". Cuando su compañera de reparto, Irene Arcos, con quien comparte entrevista desvela que en la segunda temporada "también hay más acción", Sánchez reconoce que aunque "seguimos con lo emocional, hay mucho thriller y más acción".

Domingo Corral, director de producción original de Movistar+, y Sonia Martínez, directora editorial de Atresmedia Studios, no se muestran mucho más específicos a la hora de revelar qué les espera en las vidas de Alejandra y Verónica tras el final de la primera entrega. "En la segunda temporada" explica finalmente Martínez, "crecen las dosis de thriller pero, realmente, lo que está por encima del thriller es el viaje emocional que hacen estas dos mujeres, que es lo que sustenta la historia y la convierte en algo diferente".

Cree que la principal clave de la serie es el viaje que realiza Alejandra en la primera temporada "esa mujer que quiere entender quién era su marido". "Para entender quién era su marido necesita saber quién es Verónica. A la vez que va conociendo esa mujer, va entendiendo a su marido, y el espectador va conociendo más al personaje de Óscar", sentencia.

Esther Martínez-Lobato, creadora de "El Embarcadero" junto a Álex Pina, también sitúa en el personaje de Verónica Sánchez la responsabilidad de desentrañar las razones de su marido. "La pregunta de Alejandra al principio de la serie" explica, "¿es por qué mi marido llegó a hacer esta cosa?, Con esto intentamos colocarla a ella en una posición en la que lo entienda de una manera tan sumamente profunda que la pregunta pase a ser: ¿por qué yo no podría hacerlo?? y voy a ver si puedo hacerlo. Se trata de colocar al personaje en un viaje semejante al que vivió su difunto esposo".

La guionista añade además que "en la segunda temporada solo tenemos el viaje emocional de los personajes. Va a un lugar narrativo también, pero es donde damos libertad al arco emocional de los personajes, independientemente de la vía central narrativa de la serie".

"Termina en un sitio muy muy salvaje" interrumpe Pina para cerrar las incógnitas de la segunda entrega e insistir en que la serie va "de la trasformación de Alejandra y del viaje de la mano de la amante de su marido. De dos mujeres que se enriquecen y se trasforman. De eso trata toda la serie, de cómo ese viaje improbable de una amante y una esposa, las dos mujeres que quería su marido, se hace necesario para ellas". Y concluye señalando que "El Embarcadero" "es un viaje singular de dos personas que nunca se encontrarían, despojado de los celos, las bajas pasiones y los prejuicios. Esa es la historia que contamos realmente. El triángulo amoroso solo es el punto de partida".